La sección civil de la Audiencia Provincial de Córdoba ha anulado parcialmente una sentencia anterior que consideraba que el propietario de una nave industrial no estaba protegido por el manto que permite anular y devolver la clausula suelo que su entidad financiera le cobró cuando éstas eran una realidad aceptada en el mercado crediticio.

La novedad del fallo, explica Cabrera Abogados, el despacho que ha llevado el caso, es dónde pone los límites del concepto de consumidor en este tipo de pleitos que cumplen ya años. Cuando alguien es consumidor, tiene todo el grado de protección de la jurisprudencia. Eso ocurre en los casos en los que alguien pidió un préstamo para la vivienda propia.

La cuestión es que la jurisprudencia entendió que quien ejerce actividades económicas en un bien adquirido a crédito tiene o debe tener conocimientos empresariales suficientes para entender plenamente los contratos que firma.